Maneras de validar un Mínimo Producto Viable

Hay muchas maneras de validar un producto o servicio, entre diferentes técnicas de desarrollo de Mínimo Producto Viable (MPV) podemos encontrar:

Experimento del Mago de Oz

El Mago de Oz, en el que hacemos creer al usuario que tenemos desarrollado un sistema cuando entre bambalinas todo se está ejecutando manualmente. Hay ejemplos conocidos como el de Zappos que crearon un e-commerce de zapatos con 0 stock, lo que hacieron fue subir el catálogo de las tiendas de zapatos de alrededor y cuando tenían una compra iban a la tienda lo adquirían y lo enviaban. Así consiguieron validar que había un interés en la compra de zapatos online.

Esta manera de validación la hemos puesto a prueba en un proyecto en el que quisimos implementar una funcionalidad dentro de la web de un cliente para generar captación de leads.

Hay muchos ejemplos como test o calculadoras en los que introduces unos datos y a cambio del lead te ofrecen un resultado. En nuestro caso el problema que nos encontrábamos era que desarrollarlo era caro y tampoco sabíamos si iba a conseguir los resultados esperados que justificasen sus costes. Creamos únicamente la interfaz donde los usuarios tenían que introducir una serie de datos acompañados de su correo para obtener el resultado y el cálculo que se tendría que hacer automáticamente se hacia manualmente. Así conseguimos con un coste y tiempo de desarrollo bajísimo ver si los usuarios estaban interesados y además coger ideas para la posterior implementación.

 

Landing Page

Otra forma de validar un producto o servicio es a través de crear una landing page donde muestras la propuesta de valor y ver si los usuarios estarían dispuestos a comprar o contratar un servicio. Esto también lo hemos puesto en práctica en varios proyectos que hemos tenido.

Perifericas es una escuela de feminismos alternativos que oferta cursos online y se pusieron en contacto con nosotros para diversificar su actividad. La idea era crear una caja sorpresa dirigida a un público femenino cuyos productos estuviesen alineados con los conocimientos y valores que difundían a través de su plataforma. Aquí la estrategia fue de la de crear dos landing page donde mediante un test multivariante validar varias hipótesis relacionados con el precio, contenido de las cajas y estilo de comunicación.

Los resultados fueron muy prometedores, solamente con las landing page y una pequeña campaña de Facebook se lograron vender bastantes suscripciones en las dos primeras semanas, obteniendo así una información muy valiosa, validamos el público objetivo al que nos estábamos dirigiendo, establecimos el coste de adquisición, los canales de adquisición con más conversión etc… Es decir, sin apenas costes de desarrollo pudimos establecer un funnel de conversión, sabiendo de antemano los costes y porque canales podíamos optimizar la captación.

 

Test A/B

Cómo comentábamos en el proyecto de Periféricas además de crear una landing page se creó una variante con la que se probó en este caso un test A/B multivariante ya que modificamos varias variables con el fin de probar varias hipótesis sobre el producto.

El test A/B consiste en crear una variación de una página web para probar si modificando ciertos elementos la tasa de conversión aumenta.

  • Lo primero que tenemos que hacer es determinar el objetivo de la web, si lo que queremos es generar más páginas vistas en el caso de un medio digital, si queremos recoger leads, transacciones ect…
  • Lo siguiente que hacemos una vez determinado los objetivos es trazar una hipótesis sobre los elementos de la web, ya sean arquitectura de la información, textos, imágenes, llamadas a al acción, vemos si modificando alguno de estos elementos aumenta la tasa de consecución de objetivos.

Una herramienta gratuita pero muy potente es Google Optimize que te permite crear test A/B y sincronizarlo con Google Analytics, nosotros es algo que aplicamos en todos los proyectos, la optimización de los proyectos en los que trabajamos a través de experimentos como este.

Estas técnicas nos permiten reducir la incertidumbre en el lanzamiento de un producto, nos permiten validar ciertas hipótesis que planteamos antes de llegar al product-market fit, nos permite mejorar nuestro producto, aprender, analizar e iterar.

Hay algunas tips que nos gustaría comentar a la hora de lanzar un producto y es que a veces perdemos el norte y nos centramos tanto en el desarrollo del producto que no vemos que lo importante es que haya alguien que quiera comprarlo. Es difícil y sobre todo con equipos con perfiles muy técnicos y esto lo sabemos por proyectos anteriores a Bring Connections en el que hemos trabajado en startups de alto componente tecnológico. Esas experiencias nos han familiarizado con las metodologías Lean Startup y desarrollo ágil, por eso nos apasiona ponerlas en prácticas en los proyectos de nuestros clientes.

Somos una agencia de CRO comprometida con los resultados, además de especialistas en posicionamiento web. Puedes revisar nuestros casos de éxito y comprobar cómo en esta agencia de Growth ayudamos a las empresas a crecer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio